Tristeza

Pese a la victoria del domingo me invade una gran tristeza. Tristeza por causa de una propiedad que nos ha llevado al pozo. Directivas que no dirigen porque la propiedad no les deja. Unos jugadores que no dan el nivel que este club merece… pero sobretodo y por encima de todo me llena de tristeza ver a la aficion desencantada, desenganchada y sin fuerzas para lograr la salida del causante de todo esto: Agapito Iglesias.

Al Real Zaragoza solo le quedaba la aficion. Desde el domingo pasado puede que ya ni eso. Mofarse del propio equipo es descorazonador. Y lo peor de todo es que la oposicion a Agapito Iglesias ya no va a la Romareda. Cualquier dia volverá él al palco.

Legalnente el club es de Iglesias. Moralmente y sentimentalmente es de los zaragocistas. No lo dejemos morir. No nos podemos rendir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *